lunes, 28 de junio de 2010

Entre tinieblas

Quentin Massys, III-Matched Lovers. 1525

Me encuentro como después de una larga convalecencia, volviendo al mundo con pasitos cortos y sorbos pequeños. Tal vez este tiempo de silencio y sombra haya provocado en mí una especie de aberración óptica, pero, expuesto a la luz, todo me parece estridente, monstruoso, rezumante... horriblemente feo. Cuesta aceptar que para convertirse en un alma bella haya que 1. Rehuir los espejos y 2. Condescender con toda esa fealdad, aprendiendo a disimular para que no se note que la verdadera belleza está en nuestro propio infierno, vestida con ropajes de sombra. A ella regreso, dudando si volver a asomar la cabeza...