Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Plantas de invernadero

Anoche, a la salida del cine, los espectadores con los que había compartido sala durante la proyección del Joker de Todd Phillips expresaban su indignación como un vómito. Algunos no pudieron esperar más y, echando mano de su teléfono móvil, subieron a las redes sociales ese vómito mientras masticaban las últimas palomitas; otros, con la misma herramienta, llamaron a sus conocidos para compartir a voz en grito su regurgitación. A todos les molestaba la violencia, no tanto en su truculencia como en su apología, y eso les llevaba a expresar su malestar como un reproche hacia su fealdad (todo esto me hace pensar que el fracaso de una obra de arte proviene en gran medida de su recepción por un público inadecuado; valga como ejemplo que sumar a este el visionado de La favorita, de Giorgios Lanthimos, donde el público estaba formado en su mayor parte por señoronas encopetadas, con sus cardados de peluquería y sus relucientes abrigos de visón, que seguramente esperaban ver una película compl…

Entradas más recientes

Acerca del Acontecimiento

El azar como forma de literatura comparada

Una existencia no percibida

Jahr Null

Hablemos de Bech

Vieja escuela

Una comedia banal

El mundo como voluntad y representación

Manual de instrucciones

Artes oscuras