Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Una comedia banal

Quizás todo lo que se puede decir de la obra y el personaje de Michel Houellebecq esté dentro de esta perfecta síntesis que J.F.Ferré dejó en Karnaval: “Vengo aquí”-dice un Houellebecq que Ferré retrata arrodillado en uno de los últimos bancos de la catedral de Notre-Dame- “cada vez que tengo ocasión en busca de algo de inquietud metafísica, de un temor reverencial, de una intuición cósmica, que no encuentro ya en otra parte. Escapo así de la banalidad, de la trivialidad, del aburrimiento. No creo en nada de esto, no se engañe, pero esta falta de creencia me conforta, por así decir, me permite entender lo que pasa aquí durante la misa no como un misterio sino como un acontecimiento en el que no he sido invitado más que como observador indiferente. Es un buen papel. En el sexo me pasa cada vez más, no consigo creer en la comedia en que se funda, pero no obstante sigo empeñado en hallar en él una revelación que no se produce nunca por desgracia (…)”. Posiblemente, además de la religión …

Entradas más recientes

El mundo como voluntad y representación

Manual de instrucciones

Artes oscuras

Compases que mueven el mundo

Földényi y la Ciudad de Dios

Japonaiseries

Años de formación

Eterno femenino

Un fallo técnico

Restos arqueológicos