jueves, 9 de diciembre de 2010

Crítica de cine

Imagen: "Viaggio in Italia"(1954). Roberto Rosselini
Veo de madrugada Viaggio in Italia, de Roberto Rossellini. Todo lo que ocurre en la noche está lleno de embrujo, pero también de sopor, y esa asociación no se resuelve nunca con una mezcla ponderada de ambos, sino con una escalada del esfuerzo que desemboca finalmente en la indolencia. Es necesario que la película duerma con uno, que descanse dentro de nuestro sopor sin angustiarse, para que luego ocurra el milagro de las imágenes que regresan como aquellos cadáveres rescatados de las ruinas de Pompeya, su molde de yeso restaurando la forma de un cuerpo que asoma a la luz desde la pureza blanca de su muerte…