miércoles, 29 de octubre de 2008

La Parca

Al despertarme –esto es: al bajar de la montaña… o del anterior post– la Parca aún estaba ahí (y también ahí). El cuento más breve de la historia es en realidad una novela de terror, y parece que últimamente va ganando lectores. Como algunos de ellos son amigos, les recomendaría que, antes de seguir leyendo, tomaran en consideración los miedos de Cortázar y no se asomaran a una página en blanco cuando el reloj marque las 3 de la tarde, hora escocesa. Hay que ajustar los relojes para no tropezarnos con la muerte, a costa incluso de vivirla como propia, tal como pedía Rilke. Esas dos opciones tenemos: la muerte súbita del lector que sucumbe a la curiosidad felina y al miedo de sobremesa, o la exagerada y envilecida agonía del chambelán Brigge en Ulsgaard, que no desembocó en la página prevista hasta pasadas 10 semanas y un perro. Morir tal como vivimos o tal como leemos. Ser o no ser, pero con la calavera en la mano. Hagamos lo que hagamos, siempre acabaremos viajando a Escocia (menos yo, que me vuelvo a la montaña…).