miércoles, 13 de enero de 2010

Recordando Zaira

Imagen: “Rainy day”, de Andrés Victorero

En la improbable ciudad de Zaira el tiempo es una herida invisible. Calvino la percibe en las esquinas donde quedan los arañazos, las muescas, las incisiones, las comas que tanteamos con manos de ciego… A los lugares del pasado hay que acudir así, cerrando bien los ojos para poder ver con las manos. Las ciudades de la memoria son castas y ciegas, húmedas, como la también improbable pero igualmente real Venecia que Tiziano Scarpa describe en su sinestésica guía de la ciudad-pez (bien editada por Valeria Bergalli). Al cerrar los ojos y sentir la lluvia de estos días me llega esta visión compostelana de Andrés Victorero, tan igual a mi memoria que empiezo a advertir en ella la niebla de la ensoñación. Disfrútenla.

___
Enlaces (proporcionados por Belnu):
http://www.youtube.com/watch?v=bvg2HH4PEDE&feature=related